Ionocinesis

La ionocinesis es una técnica que se basa en el uso de corrientes eléctricas reguladas para resolver los déficits energéticos de las células vivas . Dr.Jacques Janet

Definición:

La ionocinesis revitaliza y desintoxica el cuerpo al mismo tiempo que estimula sus defensas naturales y favorece la circulación sanguínea. Es una técnica terapéutica emparentada con la electroterapia tradicional, aunque sin los inconvenientes de otras que también utilizan la electroterapia.

La diferencia de la ionocinesis es que la corriente que se emplea para aplicar la terapia es una microcorriente continua y regulada producida por un generador que incorpora un microprocesador.  Un aparato con numerosas prestaciones y ausencia de riesgo, lo que marca una notable diferencia con la galvanoterapia o la iontoforesis.

Con la galvanoterapia se aplica también una corriente continua, pero no dispone de un microprocesador que regule esa corriente, y hace que pueda producir picos eléctricos que excitan y alteran la comunicación intracelular.

Esto no ocurre con la ionocinesis, ésta nos permite aplicar una corriente continua regulada.

Continua quiere decir que penetra en el cuerpo venciendo la resistencia que opone la piel y regulada significa que el generador lo hace de forma “inteligente, esto es , el microprocesador hace una lectura del estado del tejido y por si alguna razón tiene que bajar la intensidad de la corriente lo hace de forma automática. Así se evitan daños a nivel celular y no se perturba el mecanismo eléctrico normal de ningún tejido u órgano.

Otra diferencia de la ionocinesis es la utilización de Silicio orgánico como solución conductora.

¿En qué consiste el tratamiento?

Consiste en colocar sobre el cuerpo del paciente dos o más electrodos  conectados al generador. El cuerpo se convierte en uno más de los elementos de un circuito eléctrico. De hecho cada una de las células del cuerpo puede ser considerada como una pequeña máquina eléctrica.

En los líquidos del cuerpo, las partículas de materia que son portadoras de cargas eléctricas, las que se desplazan , éstas partículas se llaman iones , que en griego significa “viajeros” .

Esos iones pueden tener carga positiva o negativa. Los primeros son atraídos por el polo negativo y los segundos por el positivo.

La acción de la ionocinesis es consecuencia de esos desplazamientos ya que la corriente que se aplica durante la terapia desplaza los iones presentes en los tejidos.

Acciones terapéuticas :

  • Mejora la respiración y nutrición celular, favoreciendo su actividad.
  • Mejora el rendimiento de la actividad mecánica de las células musculares, de las secreciones glandulares y de los procesos de reparación de los tejidos así como de las células del sistema inmune.
  • Favorece los intercambios iónicos que se producen en los tejidos vivos.
  • Aumenta las oxidaciones y el consumo tisular del oxígeno.
  • Modifica la viscosidad de los líquidos y favorece su circulación.
  • Activa las reacciones enzimáticas que se desarrollan en el seno del citoplasma celular.
  • Posee un efecto relajante muscular.
  • Acelera procesos de cicatrización.
  • Permite administrar medicamentos, elixires minerales, homeopatía, esencias, etc… de forma local lo que aumenta la efectividad de los mismos y evitando efectos secundarios.
  • Mejora el efecto general del organismo.

Funcionamiento de la ionocinesis:

Para aplicar una sesión de ionocinesis el paciente debe desprenderse de la ropa en la zona a tratar y los objetos metálicos que lleve (cinturón, llaves, pendientes…) y se tumba en la camilla .

imagen-ionocinesisi

El terapeuta empapa el algodón, uno por cada electrodo que vaya a utilizar, de silicio orgánico y si lo desea acompañado de otra sustancia a elección del terapeuta según lo que vaya a tratar. Los algodones se colocan sobre la zona a tratar. Es fundamental que los algodones estén empapados de silicio y que el electrodo no toque la piel. La razón es que durante el tratamiento se produce la descomposición de algunos iones en el interior del organismo y el cuerpo secreta sustancias, que a veces, son cáusticas. De hecho en el lado del algodón pegado a la placa es normal que se produzca ácido clorhídrico y sosa cáustica.

El polo positivo y negativo se atraen y eso es lo que hace que penetre el Silicio en el interior del organismo y que llegue al tejido conjuntivo de la zona a tratar.

El organismo elimina toxinas que al finalizar la sesión los algodones tengan un color “amarillento” confirmando así su acción depurativa.