Resiliencia

foto-manos

Hay personas que se adaptan mucho mejor que otras a las situaciones de estrés o presión. El origen estaría en un control más efectivo a nivel neurológico de hormonas como la adrenalina, la noradrenalina y el cortisol.


Ante una amenaza estos tres neurotransmisores aparecen en el cerebro, pero cuando la amenaza desaparece, la persona más resiliente hace desaparecer al momento las tres hormonas. En cambio, la persona menos resiliente sigue sintiendo esa amenaza psicológica de forma persistente porque en su cerebro exite aún ese exceso de cortisol, adrenalina y noradrenalina.

El cerebro de las personas resilientes se caracteriza también por el uso equilibrado de la dopamina. Este neurotransmisor, está relacionado con la recompensa y la gratificación es útil para hacer frente a la adversidad.

Algo a tener en cuenta es que en estados de estrés crónico y ansiedad nuestro cerebro deja de liberar dopamina, de ahí que aparezca la indefensión y la dificultad para actuar con resiliencia.

Cómo desarrollar tu resiliencia.

  • No dejarnos abrumar por nuestras propias emociones, que nos pueden llegar a paralizar. Imagina que llevas una brújula emocional interna que te permite mantener el control de tu mente, y así ganar atención y eficacia.
  • Sé tú mismo, no busques la aprobación externa, no le vas a gustar a todo el mundo. Esto te aleja de tu propio equilibrio.
  • No seas extremista , no te dejes llevar por el pesimismo ni tampoco por un positivismo “irreal”, nada en exceso es saludable.
    Se trata de ver las cosas con objetividad aceptando que la adversidad es parte de la vida.

Tenemos la LIBERTAD de elegir una actitud ante las situaciones que nos enfrentamos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *